COVID-19 (acrónimo del inglés coronavirus disease 2019), también conocida como enfermedad por coronavirus​ o, incorrectamente, como neumonía por coronavirus,​ es una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2. Se detectó por primera vez en la ciudad china de Wuhan (provincia de Hubei), en diciembre de 2019. Habiendo llegado a más de 100 territorios, el 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud la declaró pandemia.

Produce síntomas similares a los de la gripe, entre los que se incluyen fiebre, tos seca, disnea, mialgia y fatiga.​ En casos graves se caracteriza por producir neumonía, síndrome de dificultad respiratoria aguda, sepsis​ y choque séptico que conduce a alrededor del 3 % de los infectados a la muerte. No existe tratamiento específico; las medidas terapéuticas principales consisten en aliviar los síntomas y mantener las funciones vitales.

Covid 19 y personas con diversidad funcional

Icono de Covid-19

La pandemia del Covid-19 ha alterado nuestra vida como nadie en el mundo ha podido experimentar desde hace más de 100 años. Nos hemos visto obligados a confinarnos en nuestras casas y la mayoría de la población sólo ha podido salir para comprar alimentos, medicamentos y poco más. Hemos tenido que tomar una serie de medidas higiénicas de prevención para evitar contagiarnos y propagar la epidemia. Las normas eran sencillas y relativamente fáciles de seguir. Pero una parte de la población ha tenido más dificultades en este confinamiento para poder autoprotegerse y tener un confinamiento similar al de la población general: las personas con diversidad funcional (personas con discapacidad).