La laringe externa, llamada también laringófono es un dispositivo que emite unas vibraciones sonoras que, aplicado al cuello, las transmite a la cavidad bucal y por la vocalización se convierten en sonidos reconocibles.

Ver también

Hablar después de una laringectomía

Icono de voz traqueoesofágica

La laringectomía total supone que la persona intervenida no podrá hablar tal como lo hacía con anterioridad. Podrá recuperar un habla, con mayor o menor calidad, dependiendo de su estado tras la operación y de la rehabilitación de la comunicación que finalmente sea posible y elija, aquella que mejor se adapte a sus necesidades y características. Pero lo importante es que después de este proceso podrá comunicarse, de una u otra forma, y en el mejor de los escenarios podrá tener un habla que se perciba bastante natural, con una diferencia poco llamativa respecto al habla de una persona que no haya sufrido la operación.

Voice and speech rehabilitation following laryngectomy

El primer objetivo de este estudio es la compilación de los diversos métodos de rehabilitación de la voz y el habla después de la laringectomía. Por lo tanto, este libro ofrece una encuesta detallada de estos métodos de rehabilitación de la voz, con énfasis en el método de derivación traqueoesofágica con una prótesis valvular, respectivamente, en el Capítulo II, Capítulo III y Capítulo IV.

Voz esofágica

El diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la voz habitualmente se lleva a cabo en los laboratorios de voz mediante el empleo de técnicas instrumentales, visuales, acústicas y aerodinámicas. La voz se ha convertido en una subespecialidad multidisciplinar, sin embargo el grupo de pacientes que padece el trastorno de voz más radical, es decir, los que se han sometido a una laringuectomía total habitualmente por un cáncer de laringe son el colectivo con problemas de voz menos estudiado y peor comprendido en cuanto a los aspectos fisiológicos y fisiopatológicos.