El lenguaje inclusivo tiene como objetivo evitar la ofensa y cumplir los ideales del igualitarismo evitando expresiones que expresen o impliquen ideas sexistas, racistas o sesgadas, prejuiciadas o denigrantes para cualquier grupo particular de personas (y a veces también animales). El uso del lenguaje inclusivo podría considerarse una forma de corrección política; a menudo el término "corrección política" se usa para referirse a esta práctica, ya sea como una descripción neutral por parte de los partidarios o comentaristas en general o con connotaciones negativas entre sus oponentes.

Diversidad funcional, un término discutido

Icono de etiquetas de discapacidad

El uso del término «personas con diversidad funcional» se ha extendido considerablemente en España. En los medios de comunicación y ámbitos académicos aparece con frecuencia, como si fuera la forma políticamente correcta para referirse a las personas con discapacidad. Pero, ¿en qué medida está sustituyendo al término discapacidad?, ¿está siendo utilizado en inglés y otros idiomas?, ¿es la única alternativa en español o existe alguna otra?, ¿se usa en el resto de países con los que compartimos idioma?, ¿qué nivel de aceptación tiene en el propio sector de la discapacidad?

Guía para el uso del lenguaje inclusivo desde un enfoque de derechos humanos y perspectiva de género

El DIF CDMX presenta esta guía con la finalidad de proporcionar elementos para utilizar un lenguaje acorde al Enfoque de Derechos Humanos y la Perspectiva de Género, que funjan como referentes para fortalecer el trabajo que se realiza desde las diferentes Direcciones Ejecutivas, en materia de diseño y aplicación de políticas públicas que coadyuven a la construcción del sistema de garantía de derechos de aquellas personas, grupos y comunidades históricamente discriminadas.

Lenguaje Inclusivo

El documento hace hincapié en que el término más adecuado para referirse al grupo social es “personas con discapacidad”, porque “ante todo somos personas, y no queremos que se nos etiquete, puesto que nuestra discapacidad es una característica más de todas las que tenemos, no lo único por lo que se nos debe reconocer”.

De la misma manera, el documento incluye un apartado de lenguaje no sexista, para incluir en el lenguaje y las imágenes un trato igualitario y respetuoso hacia mujeres y hombres, utilizando todos los recursos y herramientas disponibles que ofrece la lengua.